Publicidad
Publicidad
Espectáculos
  • Currently 1.00/5
Puntuación: 1.0/5
“Termino siendo el compadre de los novios”: decorador Vicente Izarra
martes 15 de octubre de 2013 08:28 AM
Alicia Pepe / Maracaibo

 De verbo elocuente y dicharachero, como buen maracucho, el organizador de eventos y decorador Vicente Izarra disfrutó de un café con leche junto con el equipo de PANORAMA durante una cordial conversación en su oficina, en el Hotel Venetur Maracaibo.
Antes de iniciar la tertulia, toma un paño con limpiador líquido para “pulir” su mesa de trabajo, acomoda su celular al lado del computador y guarda algunas carpetas. Toma asiento y cuenta con alegría: “Ayer (se refiere al jueves 10 de octubre) tuvimos una reunión para finiquitar los preparativos de la bajada de La Chinita. Somos como 200 colaboradores, congregados en un grupo llamado Santa Eduviges. Hay mucho amor desplegado por la Virgen”.


Y es que Izarra, desde el 2009, es el encargado de arreglar el templo mariano para la bajada de la Virgen de Chiquinquirá, labor que cumple “con mucha alegría y devoción”. “Soy católico y siento un gran amor por Dios y la Chinita”, comparte.
A ellos agradece por sus padres, profesores normalistas que se esmeraron para que la formación de sus cuatro hijos fuera ejemplar. “No pudieron darme los placeres que yo quise pero sí una excelente educación, la que me ha permitido desarrollarme como profesional y trabajar por lo que siempre he anhelado”, reflexiona Vicente, quien se confiesa adicto al trabajo y tiene por hábito levantarse a las 4:30 de la mañana para trotar y luego ir al gimnasio.


Su educación primaria, que considera punta de lanza para su carácter y expectativas profesionales, se desarrolló en la escuela Santo Cristo de La Rotaria. Luego, su afición por las plantas y animales lo llevó a estudiar agronomía en la LUZ. “Cuando me tocaron las prácticas entre animales muertos supe que no era lo mío. De inmediato pedí cambio a ingeniería industrial”, comenta Vicente, quien se casó en la Plazoleta de la Virgen de Chiquinquirá, el 17 de marzo del año pasado, con su novia de varios años y socia, Rosy Pabón.


En esta carrera vio de todo un poco: cálculos, administración, costos, en fin, información valiosa que lo llevaría a convertirse en el gerente de su propia empresa llamada como él y con la que apuesta por la internacionalización.
Su exitosa empresa ya suma 12 años en el mercado y una lista incalculable de fiestas y actividades planificadas, además de un curso de iluminación en Alemania y un congreso en México, con el planificador de las estrellas de Hollywood Preston Bailey. “Mi mayor recompensa es lograr transformar en realidad los sueños de novios y quinceañeras, aunque deba trabajar cuando la mayoría ya está durmiendo”, asevera el zuliano, cuya afinidad por la decoración nació cuando arregló el arbolito navideño de su casa, debido a que, como asegura con jocosidad, sus tres hermanas tienen dos brazos “izquierdos y torcidos”.
De esa época, recuerda que una prima le insistió para que le decorara su casa. Quedó encantada y lo recomendó a unas vecinas. “Fueron muchos los hogares que decoré hasta que ‘El guacamayo’ me contrató y allí aprendí a decorar con plantas naturales”.


Su meta inicial era comprarse un carro y dejar de tomar buses. “Pensé que era algo momentáneo. Esperaba terminar la carrera y hacer otras cosas”. Pero el destino tenía otro plan para él: “Comienzo como organizador y termino siendo el compadre de los novios (risas) pues me vuelvo amigo de muchos de ellos y cuando tienen hijos me piden que sea el padrino”, afirma Izarra, quien desea ampliar la familia. “Ser padre sería el mejor regalo que me daría Dios y la ‘China’. En enero Rosy y yo comenzaremos a buscar bebé”.


Por los momentos, continúa trabajando en su ‘guarida’ del hotel cinco estrellas. Busca imponer una nueva tendencia en colores de boda. “Vienen los colores fuertes, intensos. Quiero desligarme un poco del tradicional blanco y plateado. Vienen cosas hermosas para el próximo año, para complacer los gustos de las novias zulianas, que son muy exigentes y detallistas”, recalca.


—¿Cómo se siente después de terminar una boda?
—La mejor sensación del mundo es ver la alegría y la emoción de los novios. Cuando se acercan a ti y te agradecen por haberles cumplido su sueño.

Publicidad
Dejanos tus comentarios
Avances de
Espectáculos
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2013. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso