Publicidad
Publicidad
A Fondo
  • Currently 1.00/5
Puntuación: 1.0/5
PERFIL// El ídolo y sus detractores
Agencias
sábado 13 de abril de 2013 09:30 AM
Gabriela Trujillo / gtrujillo@panodi.com

Pionero del reggaetón y ejemplo de superación de vida, Daddy Yankee ha sorteado éxitos y escándalos. Desde amoríos con una transexual, pasando por dobles y la supuesta confesión de su homosexualidad. “El jefe” no se da por vencido.

 Le gusta la “gasolina”, las mujeres y hacer dinero. Lo demás viene por añadidura de la fama por ser Daddy Yankee. Ese fenómeno musical del reggaetón que desde 2006 es considerado artista del año, vendedor de disco y carnada de la prensa amarillista para un rosario de escándalos.

Sí, ya ha confesado su pasado y lo ha cantado incluso. Pero su presente da paso a hechos para una biografía no autorizada con portada rosa. Es la segunda vez que ponen en duda su heterosexualidad. Esta vez en Twitter y con una foto. Él no repara en desmentirlo. “Auqnue es un hombre de poco verbo”, como lo define la periodista caraqueña Jennifer Suárez. Sin embargo, el boricua es especialista en volcar sus sentimientos en las letras de sus canciones y resumió su vida en la tercera estrofa de uno de su más recientes temas que titula 6 de enero: “Yo nací un 3 de febrero / renací en un 6 de enero/ la muerte vino a buscarme / pa’ hacerme su prisionero/ una aka truena en el cielo /entre el pánico y el miedo/ se forma el corre y corre / Raymond Ayala en el suelo”.

Así suelta una parte de su historia, esa que nunca había sido capaz de contar. Jamás olvidará como una ráfaga de balas expulsadas de un rifle AK-47 casi lo extingue. Eso no lo afectó. Daddy Yankee, el célebre intérprete de “La gasolina” reconoce que sin el reggaetón estaría muerto o en la cárcel.

Apodado “The Big Boss” tenía un sueño de niño: ser un deportista. Ramón Luis Ayala Rodríguez, nombre con el que fue bautizado al nacer, no entiende aún el porqué la vida le arrancó la posibilidad de convertirse en el beisbolista profesional que tanto soñaba ser. Sin embargo, la tragedia de estar postrado en una silla de ruedas por largo tiempo encontró la música como terapia.

Casi 20 años después, el cantautor de música urbana hace un análisis de lo que fue y es su vida. “Estuve al borde de la muerte varias veces y ahora mira dónde me encuentro. Con mi música, he logrado lo que siempre soñé. En cada tema trato de darles un momento de inspiración a todas las personas que están pasando por una prueba difícil. Estuve moribundo y de estar moribundo, mira dónde estoy”, dijo en una oportunidad.

El barrio San Juan de Puerto Rico lo vio nacer. Ahí en medio de pandilleros y una familia sólida en valores y emprendedora despegó su carrera y aunque es franco al decir que a las drogas y el alcohol los conoció en la pubertad, supo desligarse de ese mundo a través del deporte y de la música.

“No lo puedo negar, crecí entre pandilleros y gente de la calle que más bien me ayudó a tomar el rumbo correcto en mi vida. Por eso no dejo de agradecer a quienes me encaminaron correctamente”, ha señalado.

De su vida familiar poco se conoce, sin embargo, él agradece a Dios el haberle presentado en los momentos más fuertes de su vida a Mireddys González, con quien contrajo matrimonio en 1994, cuando apenas tenía 17 años. Hoy tiene tres hijos.

“Reconozco que era apenas un niño, pero fue el mejor momento, porque ahora sería muy difícil conseguir a alguien como ella. Juntos somos uno y le agradezco todos los días por tenerla, porque gran parte de lo que soy y he adquirido también se lo debo a ella. Ese dicho de que: ‘detrás de un hombre exitoso, hay una gran mujer’ es muy cierto. Doy fe de ello”.

Y a pesar de estar rodeado de “tentaciones” y “tentadoras mujeres”, Daddy asegura que trata de ser fiel, porque tiene una linda familia y quiere mantenerla y respetarla, porque son su gran tesoro. “Soy hombre y existen tentaciones muy fuertes y no puedo proyectarme como un santo. No soy diferente a los hombres que sienten y padecen, pero trato de que mi vida se mantenga en equilibrio y en la base del respeto”.

El reggaetonero ha hablado también de su experiencia como padre joven: “Al principio no lo entendía. Yo decía: ‘por mi madre, yo soy un niño y tengo una niña ya’. Sinceramente no fue fácil mantener a la niña. Pero al sol de hoy, estoy bien contento”.

A sus hijos les habla claro para que estén preparados y sepan cómo actuar ante cada situación. Tras su éxito, además de reconocimientos e idolatría, se tejen casi que a diario miles de escándalos.

Se le señaló de mantener una relación sentimental con una transexual de nombre Jennifer, quien realizó un video y luego lo colgó en internet. Confiesa que los amoríos duraron dos años.

“Totalmente falso y se tomarán acciones legales contra las personas involucradas”, fueron las declaraciones ofrecidas nuevamente por Mayna Nevárez, relacionista del intérprete y quien es su mano derecha.

En la grabación Jennifer cuenta en siete minutos: “...Yo estuve con Daddy Yankee hace un tiempo, hace dos años, y al principio todo comenzó bien, todo fue maravilloso, pero la relación no funcionó, así que tuve que terminar con él...”.
La asesora en comunicaciones para artistas nacionales, Blanca Santos, recuerda que inevitablemente las estrellas toman más visibilidad después de un escándalo y saca a relucir el protagonizado en el Miss Venezuela. Se hablaba que había puesto a cantar a un doble, después de eso se dispararon las ventas de su disco en el país.

Y justamente ahora le han hackeado su cuenta en twitter para declarar su homosexualidad cuando han publicado las cifras de ventas de su más reciente disco que no se parecen a las de sus inicios. Cristian González publicó en el blog musical Ritmo urbano que los discos han venido en picada y, por ejemplo, el CD Daddy Yankee Mundial (2010) debutó con una venta por debajo de sus anteriores.

Según la revista Billboard, “Barrio fino” (2004), con el que se dio a conocer al reggaetón, ha sido el más vendido de la década, por encima de artistas como Shakira, Alejandro Sanz, Lil Wayne y otros.

Las comparaciones, como dice el dicho, siempre serán odiosas. Al igual que los rumores y las estrategias comerciales para que un artista gane centimetraje en los medios.

A todo esto, Daddy aplica una fórmula inteligente como escudo: la indiferencia y cuando no lo hace les repica con el siguiente lema: “Mientras más crece tu odio, crece mi cuenta del banco”. Y así lo ha demostrado ante el imperio musical y empresarial que ha creado. Desde una disquera hasta un tequila, ropa, calzados y perfumes se suman a su larga lista de creaciones.

Además tiene una película, Talento de Barrio, producida por Paramount Pictures, en la que actuó y le dio vida a “Edgar o Dinero”. Se le reconoce como el rey de la improvisación, por su facilidad para inventar rimas, habilidad que demostraba en su juventud en concursos de Freestyle. Es propietario del equipo de basquetball puertoriqueño, Criollos de caguas. Le puso voz al videojuego Grand Theft Auto IV.

No todo es lucro. También creó la fundación Corazón guerrero, “que ayuda a la reinserción en la sociedad de expresidiarios. La persona que quiere ir adelante se propone cambiar su vida. Pude encontrar una transformación y agradezco a la gente que me convirtió en un líder y que pudo canalizar mi vida en todos los cambios”, expresó el cantante. La fundación organiza talleres educativos e implanta programas a los que los jóvenes presos puedan recurrir cuando salgan de las instituciones correccionales para que sirvan de transición y los ayuden a incorporarse a la sociedad.
Sin duda, en el inventario de su vida como ídolo sirve de ejemplo de superación y, en la música, carnada para sus detractores.

Publicidad
Dejanos tus comentarios
Avances de
A Fondo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2013. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso