Publicidad
Publicidad
Ciudad
  • Currently 4.00/5
Puntuación: 4.0/5
El “Illaramendi”, sigue inconcluso después de 7 años
Mónica Guevara
martes 22 de enero de 2013 05:00 AM
Keila Vílchez Boscán / Maracaibo

Siete años esperando la conclusión de la planta física tiene la comunidad educativa del liceo Rogelio Illaramendi, en el barrio Bolívar de Maracaibo. Dos veces a la semana escuchan clases las 31 secciones del plantel en solamente seis aulas que ellos mismos habilitaron desde junio de 2012.

El año pasado los docentes, estudiantes, obreros y personal administrativo, con el apoyo de padres y representantes, ocuparon su propia edificación en vista de los continuos retrasos de las diferentes contratistas que tuvieron a su cargo la obra.

Esta institución tiene 35 años de fundada, pero desde hace 15, la situación de la infraestructura empeoró.

“En mayo de 2006 demolieron la antigua estructura, porque los bomberos la catalogaron de inhabitable, y tres contratistas estuvieron a cargo del proyecto, aún así no se ha concluido. Estuvimos rodando por tres instituciones diferentes”, contó el subdirector del liceo, Ángel Medrano.

De lo poco que han avanzado los trabajos, hay una estructura con 3 pisos, pero solo funcionan a “medias” la planta baja y el primer nivel. La electricidad es de contrabando, y tienen la de 110, con la que logran encender los ventiladores “patones”, que ubican en la parte delantera del aula para refrescarla.

No hay agua potable, los servicios tampoco están completamente adecuados, no cuentan con cancha deportiva y tienen un déficit de 600 pupitres.

“Nos metimos y tenemos solo 70 pupitres porque nos los regaló una docente, al igual que las seis pizarras. Los obreros por autogestión le pusieron unos pasamanos a las escaleras, se compraron unos filtros y diariamente se tienen que comprar 10 botellones de agua para los dos turnos”, señaló Joel Medina, docente de biología.

Este escenario ocasionó que desde el pasado 7 de enero los estudiantes tomaran la institución. Durante dos semanas han protestado cuatro veces. Ayer se fueron hasta frente de la Gobernación del estado para exigir una reunión con Arias Cárdenas. Fueron atendidos por el subsecretario de gobierno, Billy Gasca, quien acudió hasta la institución para supervisar las condiciones de la misma.

“Vamos a reunirnos con Fede y Fundaeduca a mostrar el informe que ellos nos presentaron con sus problemas para buscar una solución”, dijo Gasca.

Ulises Villegas, de octavo grado, contó que si llega tarde a alguna clase, lo más seguro es que tenga que escuchar la materia sentado en el piso.

El dirigente estudiantil, Eduardo Romero, explicó que en el segundo y tercer piso, aún inconclusos, los excrementos de paloma representan un riesgo para los alumnos del liceo. “Los ventanales están rotos y los animales se meten por allí, eso es adicional a todo lo que necesita la institución”, dijo.

La carencia de salas sanitarias acordes hace que los muchachos tengan que pedir los baños prestado a los vecinos, así lo explicó Emma Corzo, representante.

“Los vecinos colaboran con el agua y los muchachos muchas veces han tenido que escuchar clases debajo de los árboles. Ya tienen siete años esperando por un plantel digno y con las condiciones mínimas para recibir su educación”, sentenció Yusmery Ferrer, representante de dos alumnas.

Noticias Relacionadas
Dejanos tus comentarios
Avances de
Ciudad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2014. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso