Publicidad
Publicidad
ACCIÓN
  • Currently 5.00/5
Puntuación: 5.0/5
“Estaré entrenando en Polonia, pero el 7-O vengo a votar”: Rubén Limardo
miércoles 19 de septiembre de 2012 10:53 PM

A pesar que en los días previos al 7-O estará en Polonia entrenando, el medallista olímpico Rubén Limardo aseguró que ya tiene todo listo para regresar a Venezuela y cumplir con su derecho al voto en el estado Guárico. El criollo resaltó la importancia de ejercer el derecho al voto “para que Venezuela mejore, siga avanzando en lo político, social y deportivo”.

Se mostró fanático de los deportes en equipo como el fútbol o el balón mano, y de no haber sido esgrimista, el venezolano oriundo de Bolívar cree que pudiera haber sido empresario o comerciante como su madre, aunque nunca se vio fuera del deporte. Apoya al Mineros de Guayana, Angostura FC y se declara Magallanero 100% y seguidor del Barcelona.

Aseguró que ha sido difícil manejar la fama luego de obtener la presea dorada. “Ahora tengo poca privacidad, no he podido disfrutar de mi familia, compartir con los amigos de una parrilla, pero ahora soy la imagen deportiva del país”, dijo en entrevista a Globovisión Limardo, quien añadió que aprovechará la fama al máximo, pues “ esto no va ser para siempre, por eso comparto con todas las personas que se me acercan”.

Con respecto a la medalla, aún no está en un lugar especifico pero espera mudarse pronto y hacer una vitrina donde la tendrá expuesta juntos a la espada de Bolívar, los uniformes que utilizó en Londres y una foto de su madre con todos sus santos.

Dedicado a estudiar y entrenar mientras está fuera del país, Limardo aprovecha su instancia en Venezuela para relajarse. “Me voy a pescar, andar descalzo por un río con gente humilde y durmiendo en chinchorro, eso me relaja mucho”.

Se confiesa amante del pabellón y los mariscos, sin embargo prefiere dedicarse a las diligencias del día a día por no ser bueno en la cocina.

Hay que recordar que Limardo estuvo a punto de abandonar los deportes por una lesión en su mano derecha, pero su amor por el esgrima lo llevó a cambiar de mano. “Dios me quitó una mano y me dio una poderosa”, dijo el olímpico, quien aseguró que de no ser por el accidente la historia no sería igual.

En la vida amosorosa por ahora no hay planes de boda. Confiesa haber tenido varias conversaciones al respecto con su novia, pero por ahora está dedicado al deporte y no quiere que el matrimonio o un bebé le afecte a su rendimiento deportivo. Dijo que invitará a su novia para que se vaya con él a Polonia y estudie idiomas o cualquier carrera que ella desee.

Aseguró no haberle propuesto antes a su novia el viaje a Europa por las condiciones en que se encontraba, pero está seguro que la medalla “abrirá muchas puertas” que lo ayudarán a manejar la situación y poder mudarse a un apartamento más amplio. “Donde resido en Polonia somos 6 personas en un apartamento pequeño, espero ahora poder mudar a un apartamento mas amplio”.

Le gustaría que sus hijos siguieran la tradición y la generación olímpica que ha tenido la familia, no solo como deportistas, también como técnicos y entrenadores para crear una potencia de esgrimistas en el estado Bolívar, región donde actualmente trabaja con los jóvenes.

Publicidad
Dejanos tus comentarios
Avances de
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2013. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso