Publicidad
Publicidad
A Fondo
  • Currently 5.00/5
Puntuación: 5.0/5
FOTOS: Conoce los tesoros del Lago de Maracaibo
Mónica Guevara
sábado 18 de agosto de 2012 09:30 AM
Daniela Romero Nava / Maracaibo

 

Si usted pensaba que el Lago de Maracaibo sirve solo como ruta marítima para la entrada y salida de gran parte del comercio venezolano y el despacho de petróleo se equivoca.

Además de ser el estuario más grande de Suramérica y Latinoamérica, con 13.820 kilómetros cuadrados, y una de las zonas de mayor riqueza petrolífera del mundo, esconde —tras un velo de prejuicios (contaminación, lemna, desechos petroleros, áreas afóticas, entre otros)— un sinfín de atractivos en sus costas y bellezas naturales dignas de aprovechar para una recreación diferente.

En compañía de efectivos del Destacamento de Vigilancia Costera 903 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), a cargo del coronel Luis Rall Villalobos, comandante del Destacamento, PANORAMA recorrió la costa que bordea gran parte del reservorio. En diferentes embarcaderos turistas y propios de la entidad se montan en lanchas, motos de agua, o transporte lacustre comercial para conocer, a fondo, qué existe más allá del imponente Coquivacoa, el mismo que es considerado como un mar interior por estar conectado por un estrecho al Golfo de Venezuela y de ahí al Mar Caribe, y que en medio de su reposo permite, desde casi cualquiera de sus puntos, la vista de la impetuosa Maracaibo.

Desde las 6:00 de la mañana el primer atractivo digno de deleite es la salida del sol al este. Los aficionados que parten a pasear por el Lago no desaprovechan la cercanía de la monumental estructura del Puente General Rafael Urdaneta. “La gente siempre pasa por debajo del Puente. Es una curiosidad que tienen, por lo que recomendamos no hacerlo por el canal de navegación, entre las pilas 21, 22 y 23”, enfatizan los efectivos.

Diversas islas formadas con relieves rocosos y una vegetación compuesta por mangle y cactus roban la mirada y trastocan la curiosidad. Al recorrer de cerca una de ellas, la misma se presenta: la isla de Los Pájaros. Diversidad de especies de aves rompen el silencio que invade a aquel lugar inhóspito, en donde no hay espacio para caminar, pero sí belleza para admirar. Apenas a media milla de distancia está la isla de La Providencia. Sus estructuras en ruinas dejan constancia de que ahí existió el primer leprocomio de Venezuela, que funcionó hasta 1984.

Le siguen a este histórico lugar, en el recorrido, el malecón de Los Puertos de Altagracia, donde los turistas se acercan y observan parte del casco histórico de la capital del municipio Miranda. Más allá continúan las orillas de Punta de Palmas.

Arrancar al otro extremo del reservorio obliga al paso por las islas Los Bajos y la de Pescadores. A estas tres le siguen la isla de Los Perros, conocida con ese nombre por estar habitada solo por caninos salvajes. A 1,8 millas se llega a isla de Toas, desde donde se aprecia un caño conocido como La Cañonera, paso turístico y comercial para ir a la isla de San Carlos. Llegar al puerto de El Moján no lleva mucho tiempo y seguir bordeando la costa para llegar de nuevo a la ciudad bien vale la pena experimentar. En Maracaibo lo recibe la imponencia citadina vertical y el respiro verde de la Vereda de Lago.

 

 

Noticias Relacionadas
Dejanos tus comentarios
Avances de
A Fondo
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2014. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso