Publicidad
Publicidad
Ciudad
  • Currently 5.00/5
Puntuación: 5.0/5
La misión bandera entre lo urgente y lo emergente
Eduardo Semprún
miércoles 13 de junio de 2012 08:36 AM
Maidolis Ramones Servet / Maracaibo

De los 994 consultorios  populares de Barrio Adentro que existen en el Zulia, 358 ameritan una reparación o adecuación, es decir, más del 36% de los centros de atención primaria del programa social de mayor aceptación y más amplio alcance que existe en el país.

El coordinador de la misión en Zulia, Alejandro García, indicó que un estudio levantado sobre la situación arrojó la necesidad de invertir más de 35 millones de bolívares para reponer las fallas que se han presentado tanto en consultorios populares como en Centros de Diagnóstico Integral (CDI).

“Falta mantenimiento. El módulo de mi comunidad se entregó en perfectas condiciones, pero con el tiempo se han ido dañando las cosas y no se han repuesto. Hace falta más sentido de pertenencia también”, expuso Humberto Álvarez, usuario del CDI Catatumbo, ubicado en el municipio Ildefonso Vázquez,  de Maracaibo.

Filtraciones, impermeabilización, cambio de ductos de aire acondicionado, pintura interior y exterior, iluminación, plomería, cañerías, sustitución de piezas sanitaria, dotación de enseres y reparación de cielo raso son algunos de los elementos que requieren la intervención  de las autoridades.

La ministra de Salud, Eugenia Sader, fue notificada sobre los hallazgos de la investigación y, en convenio con el Metro de Maracaibo y el diputado de la Asamblea Nacional  Francisco Arias Cárdenas,  se aprobaron 3 millones 200 mil bolívares para la reparación de 46 edificaciones, entre módulos de atención, CDI y consultorios odontológicos.

Aunque  el Jefe del Estado, Hugo Chávez,  ha invertido Bs. 11 mil millones en materia de salud, en un esfuerzo financiero, logístico y profesional sin precedentes en la historia del país; queda mucho por hacer.

El presidente del Metro de Maracaibo, Rafael Colmenárez indicó que se trata de una primera fase que incluye  tres municipios de la región: Maracaibo, La Cañada de Urdaneta y San Francisco. Estos trabajos se encuentran culminados en un 90%.

La adecuación de espacios es uno de los clamores de la mayoría de la población que asiste a Barrio Adentro. María González, activista social comunitaria, prestó un cuarto de su humilde hogar en el barrio  Panamericano de Maracaibo hace nueve años y desde entonces ha esperado la construcción de un módulo para la comunidad, pues las consultas aumentan, el comedor de su casa se convirtió en una sala de espera eterna y no ha recibido recursos para su mantenimiento.

“Todos las reparaciones necesarias las hemos hecho nosotros, no hemos recibido nada para reacondicionamiento. Tenemos la buena voluntad, pero ya es urgente que se construya un módulo popular”, señaló.

María se refiere a los  ambientes físicos edificados y dotados por la misión, la mayoría de ellos de de dos pisos e infraestructura hexagonal.

“Necesitamos una construcción en la comunidad. El problema es que no hay espacio, no hay terreno dónde construirlo. Pero pedimos que así sea arriba de la casa nos ayuden con la adecuación. De todas formas,  nosotros seguiremos colaborando. Una de las cosas más importantes que ha ocurrido en el barrio es la llegada de médicos cubanos”, dijo.

Lo que no falta es la dotación de medicamentos y el galeno asignado, que trabaja ocho horas, cuatro dedicado a la consulta y otras cuatro a la actividad que denominan “de terreno” y donde realizan un recorrido por la comunidad para visitar a embarazadas o y pacientes con enfermedades crónicas,   demostrando una mística de trabajo que ha estrechado la relación médico-paciente y garantizado la participación comunitaria.

La voluntad médica no es, evidentemente, problema para el desempeño de la misión, que tuvo en sus inicios un alto componente de improvisación. La infraestructura y la organización son las mayores debilidades, incluso hay módulos construidos dentro de propiedades privadas, cuyos dueños en un principio cedieron en forma de “préstamo” pero  luego, por problemas hasta de índole personal, decidieron cerrar su ambiente y poner en venta el espacio con módulo incluido.

“Tenemos tres casos de ese tipo en Maracaibo. Estamos tratando de resolverlos por la vía legal y de la mejor manera posible, sin perjudicar a los propietarios, pero tampoco con la disponibilidad de perder una infraestructura que fue construida por el Estado para la comunidad”, expuso  el coordinador de la misión Barrio Adentro en Zulia, Alejandro García.

Entre las medidas tomadas para que no vuelva a ocurrir este tipo de situaciones, Barrio Adentro ya no acepta “préstamos” de terreno. Ahora se fija una donación por escrito debidamente notariada.

En los  centros de alta tecnología (CAT)  diferencias políticas internacionales se han sumado a los factores negativos. Equipos como tomógrafos  y mamógrafos, que representaron una inversión multimillonaria, se encuentran paralizadas por falta de repuestos.
El bloqueo económico impuesto a Cuba por Estados Unidos se ha  se ha recrudecido y esta situación afecta la misión en la región zuliana. Un análisis hecho por  Prensa Latina, agencia informativa latinoamericana radicada en Cuba, denunció que  desde 2010 hasta el 8 de abril de 2012 el Gobierno norteamericano confiscó a la isla más más de 493 millones de dólares, lo que afecta el sector comercio, incluyendo el intercambio de mercancía sanitaria.

“Los equipos forman parte del Convenio Cuba-Venezuela y pertenecen a la marca norteamericana Phillips, que por decisiones políticas no ha respondido a las peticiones de envío de repuestos. Buena parte de  los aparatos de avanzada han sido reparados por cuadrillas de electromédicos cubanos, especializados en ello, pero cuando falta una pieza nos vemos obligado a detener el equipo”, resaltó el coordinador de Barrio Adentro Zulia.

El problema no es regional y ya el Ministerio de Salud ha comenzado un trabajo de adquisición de equipos con la marca Toshiba, compañía japonesa dedicada a la manufactura de aparatos eléctricos y electrónicos cuya sede está en Tokio.

A pesar de los obstáculos, Barrio Adentro tiene a su favor el reconocimiento de las fallas por parte de las autoridades y  una manifiesta disponibilidad de reacondicionamiento por fases. Una segunda etapa, ya aprobada, incluye 3 millones 370 mil bolívares.

A ello se suma la receptividad de la población: “Los médicos de la misión nunca saldrán de la comunidad, así sigamos trabajando con las uñas. Los queremos y los protegemos”, aseguró con voz firme María González.

Alejandro García reafirma la convicción de que la misión sigue un rumbo de avanzada en la que la escasez no es impedimento de gran valor cuando la vocación es amplia.

“Barrio Adentro comenzó haciendo consultas hasta debajo de las matas, así que los zulianos deben tener confianza. Tenemos el médico, la disposición de atender y, lo que es más importante, el apoyo de la comunidad organizada”, indicó García, coordinador regional de una misión que se debate entre lo urgente y lo emergente.
 


Publicidad
Dejanos tus comentarios
Avances de
Ciudad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Arriba
Copyright@Panorama.com.ve 2013. RIF: J-30202528-1
Aviso Legal, Políticas de Privacidad, Términos y Condiciones de Uso